Land Rover Santana - Recambio original en venta
COMPARTIR EN
65 años de la primera victoria de Alfa Romeo en Fórmula 1
Publicado el  13/05/2015
La Fórmula 1 es una competición relativamente joven. Su primera carrera se disputó en 1950 y Alfa Romeo, una firma puntera por entonces, logró ocupar las tres primeras posiciones.
 
Hay que ver como cambia las cosas. El tiempo es implacable dicen y hay que evolucionar o morir. Hay excepciones en las que evolucionar significa morir porque no resulta una evolución adecuada. Que se lo digan la primera etapa del DTM y su evolución hacia el Mundial de Turismos 'ITC', que terminó en un calamitoso fracaso por el descontrol en la subida de los costes. Solo la Fórmula 1 resultaba más cara y está, actualmente, totalmente de capa caída.
 
La Fórmula 1, la llamada 'Categoría Reina' siempre ha sido la competición con mayor audiencia y con más seguidores de todo el deporte del motor, pero a pesar de contar con motores que son una joya tecnológica, viaja inexorablemente hacia su final. Las carreras son aburridas, los coches no pueden evolucionar, hay más polémica y resoluciones en los despachos que en la pista y los costes y ganancia están más distanciadas, siendo extremadamente caro para lo que ganan. Y es una lástima porque si nos fijamos en las primeras pruebas de la categoría, no se parece en nada. 
 
 
Si bueno, es lógico que no parezcan porque los coches han evolucionado de una manera tan brutal que apenas podríamos decir que tienen algo en común, pero es que la Fórmula 1 en sí, nunca tuvo unas aspiraciones tan elitistas como las que tiene ahora. Y como muestra nos viene muy bien el aniversario de la primera carrera que ganó Alfa Romeo en la Fórmula 1, que además fue precisamente la primera carrera de la categoría. Estamos hablando del 13 de mayo de 1950, fecha oficial de la primera prueba puntuable para el Mundial de Fórmula 1, que en aquel entonces solo contaba con siete pruebas y la primera de ellas sucedió en tierras británicas, en la pista de Northamptonshire, en Silverstone, en un trazado que aprovechaba un antiguo aeródromo de la RAF (la fuerza aérea británica).
 
Alfa Romeo ya tenía experiencia en competición pues durante mucho antes, había estado presente en casi todas las competiciones, valga resaltar la creación en 1927 de la Scuderi Ferrari Alfa Romeo, que para quien lo sepa, es la misma que actualmente compite por libre en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 y que, evidentemente, dirigía Enzo Anselmo Ferrari, fundador de Ferrari automóviles 20 años después ( y que Alfa Romeo compró mucho después). El mayor problema que tuvieron los fabricantes en aquella época fueron las putas malditas guerras, en este caso la Segunda Guerra Mundial, que paralizó todas las actividades y provocó que tras la guerra, muchos tuvieran que aprovechar cosas desarrolladas hace mucho tiempo. 
 
 
En el caso de Alfa Romeo no era exactamente así. Por aquel entonces la firma era vanguardia tecnológica y técnica, eran punta de lanza de los fabricantes, sobre todo hablando de deportivos. Usaron un coche diseñado en 1938 por Colombo, antes de la guerra, el Alfa Romeo 158 Alfetta conocido como 'Voiturette', que tenía un motor de ocho cilindros en línea con 1.479 centímetros cúbicos; una locura imaginar algo así hoy. Una joya de la técnica que debería estar expuesto en un museo. En 1938, en su primera versión, este motor estaba sobrealimentado por un compresor volumétrico erogando 195 CV y fue elegido para competir en la nueva categoría porque la normativa decía que podían correr coches sobrealimentados de hasta 1.500 centímetros cúbicos o atmosféricos de hasta 4.500 centímetros cúbicos. No había límite de peso, ni límite de cilindros u obligatoriedad de usar un tipo de mecánica 'si o si'. Era una época dorada para los ingenieros y por tanto, revolucionaria. Este mismo coche, cuando tomó la salida del primer Gran Premio en 1950 entregaba ya 300 CV. Ahora, fueron 12 años de diferencia y aún así, con 'dos retoques', el coche era competitivo. Bueno, era imbatible pues ganó esa primera carrera y otras cinco más de un total de siete. La única que no ganaron fueron las 500 Millas de Indianapolis porque no acudió ningún equipo europeo.
 
Pero como suelo decir cuando me preguntan por mi piloto favorito (no tengo), la Fórmula 1 y la competición de motor en general es cosa de equipo y los coches sin pilotos no correr al igual que los pilotos sin coches competitivos, no ganan. Al volante del coche ganador de aquella primera carrera estaba nada menos que Giuseppe 'Nino' Farina, que además de ganar la carrera, logró la vuelta rápida y la pole position. Detrás de Farina, Juan Manuel Fangio y y Luigi Fagioli, ambos también al volante de sendos Alfa Romeo 158 Alfetta. 
 
La primera carrera de la Fórmula 1 y la primera victoria de Alfa Romeo en la Fórmula 1. A eso se le llama empezar con buen pie. ¡¡Y con un coche diseñado 12 años antes!!
 
Javi Martín
 
 
 
 
 
Solicitud de información
Por favor, introduzca sus datos personales y la consulta que desea realizar. Esta información será recibida a través de e-mail, para que pueda ser atendida adecuadamente.

Nombre y Apellidos:
Email:
Teléfono:
Imagen de seguridad:

 
Consulta:

Política de cookies

Una cookie es un fichero que se descarga en el ordenador o dispositivo del usuario al acceder a determinadas páginas web para almacenar y recuperar información sobre la navegación que se efectúa desde dicho equipo. A continuación le ofrecemos más información sobre las cookies que podemos utilizar en este sitio web:

   • Cookie de carácter técnico: destinada únicamente a permitir al usuario navegar por la página web.
   • Cookie estrictamente necesaria para la prestación de un servicio solicitado por el usuario: por ejemplo, aquella que es necesaria instalar para efectuar un pago, iniciar sesión o acceder a una zona privada de la web.
   • Cookies analíticas: para el seguimiento y análisis estadístico del comportamiento del conjunto de los usuarios.
   • Cookies de marketing y publicidad: permiten anuncios y banners personalizados, también la recopilación de estadísticas sobre los mismos.
   • Cookies de redes sociales y otros plugins: permiten compartir contenido del sitio a través de sitios web de redes sociales de terceros.

El usuario podrá elegir qué cookies quiere que funcionen en este sitio web o desactivarlas mediante la configuración de su navegador.
Más información

× Cancelar